Aspectos clave al comprar una finca rústica

Muchas veces se dice que quien adquiere fincas rústicas busca una seguridad necesaria que le permita invertir luego en otros ámbitos de mayor rentabilidad. Esto puede ser cierto, pero el perfil de comprador de fincas rústicas cada vez es más variado, desde inversores que buscan estabilidad en los precios, hasta fondos que buscan adquirir propiedades de alto valor medioambiental o amantes del campo y de la naturaleza que desean poner en marcha una explotación agropecuaria acompañada de una segunda vivienda y cumplir así un sueño de vida. Sea cual sea el caso, lo que está claro es que la verdadera rentabilidad de una finca rústica se debe obtener del aprovechamiento de sus recursos. Bien sea mediante su cultivo, mediante su explotación forestal, ganadera, cinegética, etc. o bien mediante proyectos turísticos, por citar algunos ejemplos.

 

La verdadera rentabilidad de una finca rústica se debe obtener del aprovechamiento de sus recursos.

 

España está llena de fincas rústicas de alto valor, desde molinos con encanto hasta masías centenarias; de fincas con olivos a dehesas con encinas; del secano al regadío. Suelo para la actividad económica con la agricultura, la ganadería o la restauración (hoteles rurales), y fincas en las que construir viviendas alternativas. Mientras haya terreno, habrá producción. En este contexto, invertir para cultivar y cosechar ha ganado atractivo entre diferentes tipos de compradores.

 

La variedad de la oferta de fincas rústicas en España es enorme y los aspectos a la hora de comprar una finca rústica pueden ser muy variados, pero nada que no podamos asumir con la ayuda de un profesional en compraventa de fincas rústicas.

 

A la hora de adquirir una finca rústica, lo principal que debemos de tener en cuenta es el destino que le queramos dar a la propiedad. Sobre todo si la queremos como una segunda vivienda o nuestra intención es, realmente, dirigir una explotación en esta.

 

Para ayudarte en ese proceso, desde Crops Capital, hemos elaborado la siguiente miniguía de aspectos claves a seguir a la hora de comprar una finca rústica:

 

  • El precio de una finca varía considerablemente incluso dentro de una misma provincia dependiendo de sus características: tipo de terreno, orientación, agua, permisos, etc – son las tierras de secano las que más se revalorizan y, al mismo tiempo, las más abundantes y baratas-
  • El coste final de la finca puede variar en función del destino: no es lo mismo una finca rústica de caza o pesca que los costes que pueden existir en caso de querer dedicarla a la vivienda o a la explotación agraria. Esto te hará darte cuenta de la liquidez necesaria no solo para su compra sino para la puesta en marcha de un proyecto.
  • La tipología de la tierra abre un abanico de precios amplio (secano, regadío, frutal, forestal, pradera…), y existen grandes diferencias entre las distintas comunidades autónomas. Las fincas rústicas agropecuarias más baratas de España están en Extremadura, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Entre las más caras, Andalucía y la Comunidad Valenciana, y las de mayor valor para explotación agrícola en regadío en Aragón.
    Precisamente, son las autonomías y los ayuntamientos los que regulan los usos de las fincas rústicas. Sus normativas son las que establecen la posibilidad de construir en esos inmuebles, una demanda que se ha incrementado en los últimos años entre propietarios y compradores.
  • En caso de vivienda: No todo es comprar el terreno hay muchos factores a tener en cuenta antes de ponerse a construir, como la nivelación para los cimientos, el tipo de suelo, orientación, ubicación de la vivienda dentro de la parcela… Todos estos, factores en los que te puede ayudar un experto en viviendas rústicas.
  • Ubicación. Sí, aquí se cumple la máxima de las inmobiliarias de “ubicación, ubicación, ubicación”, que nos lleva a recomendar la asistencia de un experto que conozca la zona para que valore el proyecto con respecto a la adecuación de la finca. También tener en mente la cercanía a zonas pobladas para tener en cuenta el acceso a gasolineras y tiendas para estar adecuadamente cubiertos en las necesidades básicas, tanto para una vivienda como para una explotación agropecuaria.
  • Precaución sobre impuestos y gastos adicionales: por último, como en todo, antes de su adquisición deberemos investigar si la finca está al día de los gastos correspondientes, impuestos, cuotas y deudas del vendedor. No queremos sorpresas.
    Estos son sólo algunos aspectos pero, con ellos, esperamos haberte ayudado a conocer más sobre lo que necesitas tener en cuenta antes de comprar una finca rústica.

Te invitamos a que contactes con nosotros y te ayudaremos a encontrar el mejor terreno para el proyecto que quieras emprender por que, sea cual sea tu caso, invertir en fincas rústicas siempre, siempre, es un acierto.