Normativas para el vallado de fincas rústicas

Cuando nos planteamos vallar una finca rústica es habitual encontrarse ante dudas acerca de los derechos y obligaciones que tenemos. Según el  artículo 833 del Código Civil, los propietarios tienen derecho a vallar sus fincas siempre y cuando respeten los pasos. En el caso de las propiedades en terreno rústico, no existe una normativa a nivel nacional, sino que son las autonomías las que se encargan de dictar las normas.

A continuación, vamos a repasar algunas de las dudas más habituales que se presentan ante el vallado de una finca rústica para, de manera sencilla, crear una guía de ayuda básica ante estas situaciones.

 

Motivos para vallar una finca rústica

Si quieres vallar una finca rústica suele ser por dos motivos principales: el uso de la misma para la cría de ganado o debido a la intención de los propietarios de proteger un coto de caza ante furtivos. Antes de decidirnos por vallar una propiedad rústica, es bueno que repasemos bien los motivos ya que, por norma general, siempre es más fácil la gestión de terrenos abiertos.

Si somos propietarios de una finca de caza mayor y queremos garantizar los resultados de las cacerías o simplemente proteger nuestro terreno ante la caza ilegal, debemos tener en cuenta que esa protección trae consigo otro tipo de inconvenientes. Nos referimos a posibles problemas de consanguinidad que requieran el soltar con cierta regularidad animales de otras fincas. Además, algunos cazadores pueden rechazar el coto, ya que el cerramiento de la finca rústica les puede dar la sensación de una caza artificial

En el caso de la cría de ganado, dependiendo de las dimensiones de la finca, puede resultar más rentable que negocies el alquiler de los pastos a los propietarios vecinos en lugar de costear los cierres de la finca rústica.

 

Requisitos que tiene que cumplir la finca rústica para su cerramiento

Como hemos dicho brevemente al comienzo, la normativa de cerramiento de fincas rústicas depende de las comunidades autónomas. Por lo general, el tamaño mínimo con el que puedes vallar las fincas rústicas viene determinado por las superficies mínimas de segregación agropecuaria que se establecen a nivel municipal.

En caso que queramos destinar el terreno a coto de caza, los requisitos se reflejan en las comunidades autónomas en la normativa cinegética. Para este caso, algunos ejemplos son las 2000 hectáreas que exige Andalucía o las 1000 en Valencia y Castilla la Mancha. Las comunidades reguladas por la ley de caza de 1970 permiten el vallado en fincas de más de 500 hectáreas.

Otra posibilidad es que tu finca esté situada en un terreno rústico de protección especial, como es el caso de los parques nacionales. En este caso, la normativa tiene un mayor control y se regulan por el Código de Parques Nacionales. Es importante prestar especial cuidado al cumplimiento de esta normativa ya que, al ser espacios con mayor protección, están sometidos a un mayor control.

Una vez nos hemos asegurado de que la capacidad de la finca rústica se ajusta a los requisitos, tendremos que solicitar en el ayuntamiento una licencia. Para conseguirlo, debemos presentar una solicitud donde se indiquen todos los detalles técnicos. Una vez se haya revisado que nuestro proyecto se adapta a la normativa, el ayuntamiento emitirá la licencia y tendremos el permiso para cercar el terreno rústico.

 

Tipo de vallado a emplear en los cierres de una finca rústica

Al igual que ocurre con los requisitos, la normativa varía según la provincia. Ante la duda, lo mejor es consultar la normativa cinegética y confirmar si hay algún tipo de requerimiento adicional a nivel municipal.

Por norma general, se utilizan vallas de tela metálica sujeta al suelo a través de postes de madera conocidas con el nombre de cinegéticas o vallado ecológico. Este vallado se caracteriza por grandes cuadros formados por alambres verticales y horizontales. Estos alambres tienen un grosor de entre 1,9 y 3 mm y están dispuestos de dos maneras, con nudo de muelle y con nudos independientes.

Las telas metálicas con nudo de muelle se caracterizan por tener el alambre vertical enrollado en el horizontal, creando un aspecto similar al de los muelles. En las vallas de nudo único, los nudos en la convergencia entre los alambres verticales y los horizontales se realizan a través de otro alambre independiente. A este último tipo de valla se le conoce también con el nombre de alta tensión y es que, gracias a la manera en que están construidas, son más resistentes. Por este motivo, es el cerramiento preferido para las fincas de caza mayor.

La altura de los cerramientos suele oscilar entre los 80 cm y los 2 metros. La manera en que se identifica cada tipo es con una secuencia de tres números, donde se indica la altura en centímetros, el número de alambres horizontales y la separación entre los verticales. Un ejemplo sería: 200/22/15 (2 metros, 22 alambres horizontales y alambres verticales separados cada 15 centímetros)

 

Normativa vigente para el vallado de fincas rústicas

Como bien sabemos, la normativa depende por un lado de los ayuntamientos y por el otro de las comunidades autónomas. La ley establece a nivel nacional que las fincas de terreno rústico deben ser al menos tan grandes como la unidad mínima de cultivo.

Estas dimensiones se pueden consultar en los distintos catastros y las establece el Gobierno de la comunidad autónoma a través de decretos. En el caso de la Comunidad de Madrid, hace distinción entre el tipo de suelo, cambiando el tamaño de la unidad mínima cultivable según el uso en terrenos de regadío, terrenos de secano y monte.

Como consecuencia de las distintas normativas y las diferencias existentes en las diferentes comunidades y provincias, acudir a una empresa especialista en la gestión de fincas rústica que te ayudará a respetar las normativas y a presentar la documentación necesaria para conseguir las licencias sin problema. Una empresa como Crops Capital, con gran experiencia trabajando en más de una finca rústica. Es más, podemos recomendarte el tipo de valla que mejor se adapte a tus necesidades e incluso podemos aconsejarte los proveedores más económicos que te ofrezcan un trabajo de calidad.