Cómo localizar una finca rústica en el catastro

Es frecuente tener muchas dudas sobre cómo localizar una finca rústica en el catastro. Por esto, hemos querido dedicar este artículo a ampliar la información sobre todas las cuestiones relativas a la cartografía catastral. También hablaremos acerca de la importancia que tiene el catastro en la actualidad y, especialmente, de la localización de fincas como la tuya.

Esperamos que te resulte útil y que puedas resolver todas las dudas que te hayan surgido respecto a la gestión de terrenos heredados.

 

¿Qué es la cartografía catastral?

En primer lugar, tenemos que dejar claro qué es la cartografía catastral. Puede definirse como un soporte territorial y gráfico que permite gestionar varias cuestiones como la localización de fincas o bienes inmuebles rústicos y urbanos. Todas estas propiedades cuentan con una referencia catastral que sirve para identificarlos de forma inequívoca.

Además, la cartografía también permite medir las superficies, ayudar en la valoración de territorios y detectar errores asociados a la información recogida en el catastro. Por tanto, se trata de controlar y gestionar todos los terrenos para así poder llevar a cabo una gestión más eficiente. Por ejemplo, si tienes una finca rústica que deseas ampliar, en el catastro pueden observarse los distintos propietarios y las parcelas de las que dispone cada uno y qué podrías tener interés en adquirir.

 

Cómo utilizar la cartografía catastral

Una vez explicado en qué consiste la cartografía catastral, es probable que te preguntes cómo funciona o cómo puedes utilizarla para localizar una referencia. Lo cierto es que todos los terrenos o inmuebles están identificados con esta referencia. Conociéndola, se puede obtener toda la información de estos: el año de construcción, la superficie disponible, el tipo de terreno…

Ahora bien, si lo que quieres es investigar una zona, lo mejor que puedes hacer es buscarla en la opción de Localización. Ahí encontrarás toda la información relativa a la provincia, el municipio, la calle y el número del inmueble que se desea consultar. A continuación, se pulsa la opción de Consultar cartografía. En este momento, observarás un mapa tipo plano donde puedes ver toda la zona. Ampliándolo, puedes seleccionar las diferentes referencias donde se detalla toda la información.

Si no eres capaz de encontrar la referencia catastral con los criterios de búsqueda, lo más conveniente es optar por una dirección cercana. A partir de ahí, podrás ir explorando todo el plano de las viviendas o terrenos próximos hasta detectar la referencia que estás buscando. Como te decíamos, uno de los objetivos del catastro es detectar errores en las referencias y, es posible, que así pueda hacerse fácilmente.

Una etiqueta catastral debe contener 20 caracteres alfanuméricos, la dirección y el uso que se le da a ese inmueble. Asimismo, esto se acompaña de un código de barras específico que permite obtener toda esa información con un lector adecuado.

 

La referencia catastral de una finca rústica

Anteriormente, hemos detallado qué se puede esperar de la referencia catastral. Es decir, qué tipo de información da. No obstante, ahora nos vamos a centrar en la referencia catastral para un caso en concreto: el de la finca rústica.

Como decíamos, una referencia cuenta con 20 caracteres alfanuméricos. Estos no son aleatorios, sino que van indicando en pequeñas fracciones alguna información relativa al terreno. En el caso de que la finca sea rústica, los dos primeros números se refieren a la provincia y los tres siguientes al municipio. El siguiente carácter que aparece es una letra que informa del sector de localización de la finca (zona de concentración parcelaria).

A continuación, se identifica con otros tres números el polígono. En caso de que se trate de cultivos homogéneos, accidentes geográficos u otras cuestiones similares, se agruparán bajo el mismo código. Después de esto, se observan otros nueve números que se dividen en los cinco primeros (identificación de parcelas en el polígono). Los cuatro siguientes para señalar si hay inmuebles en la parcela y qué inmueble en concreto tiene esa referencia.

En este momento, ya existen 18 números que se completan con dos caracteres de control. Estos dos últimos simplemente se utilizan para asegurar que el resto del código anterior que se ha utilizado sea correcto.

 

La importancia de los datos de una finca en el catastro



La identificación de cualquier terreno mediante una referencia catastral es fundamental para llevar a cabo un control. Sin embargo, queremos señalar otros factores que también son esenciales.

Por un lado, está la cuestión sostenible. Llevando a cabo un control de todas las referencias, se puede observar qué tipo de áreas hay, zonas protegidas, servicios municipales… Además, también pude influi sobre cuestiones geopolíticas. Las diferentes localizaciones están dentro de Ayuntamientos y pedanías que toman decisiones sobre los mismos y que se acogen bajo su legislación.

Asimismo, es una herramienta que puede utilizarse para anticiparse a desastres geológicos.  De este modo, se protege a la población del desborde del caudal de los ríos, de posibles terremotos… Por último, también cabe destacar el papel tributario, ya que permite controlar los impuestos y asegurar que todos los ciudadanos estén cumpliendo con la ley.

 

Conclusión

En definitiva, esperamos que ahora tengas más claro cómo encontrar una finca rústica en un catastro. No obstante, para cualquier duda adicional no dudes en contar con nuestros servicios.

En Crops Capital, empresa experta en la gestión de fincas rústicas, podemos ayudarte a que lo sepas todo sobre tus propiedades.