Heredar una finca rústica: todo lo que debes saber

Si has llegado hasta esta página, posiblemente sea porque vas a heredar una finca rústica.

En estas circunstancias, los herederos de una finca rústica se enfrentan a diversos retos, ya que este tipo de fincas no tienen nada que ver con otros inmuebles, como podrían ser pisos o locales comerciales. Así pues, la gestión y tramites serán diferentes, por lo que es muy conveniente contar con profesionales expertos en fincas rústicas.

Hoy os contamos algunas cosas que es imprescindible saber si vais a heredar una finca rústica. ¡Estad atentos!

Qué tener en cuenta al heredar una finca rústica

Una finca rústica tiene una serie de particularidades que la hacen especial a la hora de aceptarla en una herencia. Ya sea para mantenerla en el patrimonio familiar o para afrontar una venta posterior, hay que tener en cuenta toda una serie de posibles problemas que podrían darse.

Así pues, si vas a heredar una finca rústica, debes tener en cuenta lo siguiente:

Identificación física de la finca rústica

En ocasiones, puede no estar muy claro dónde están los colindantes, o incluso estándolo, los vecinos podrían ponerlos en duda. Esta situación, heredar una finca rústica puede acarrear dificultades, ya que una tarea tan fácil como vallar la propia parcela sería imposible al no conocerse los colindantes con precisión.

¿Cuál es la superficie real de la finca rústica?

Esto está estrechamente relacionado con el punto anterior. En muchas ocasiones, cuando hay que gestionar la transmisión de una finca rústica, el propietario se da cuenta de que los datos del registro de propiedad y del catastro no coinciden ni entre ellos ni con la realidad de la finca rústica. Para que el proceso de heredar una finca rústica sea perfectamente legal hay que asegurarse de que los datos son los mismos tanto en las escrituras como en el catastro.

Si nos encontramos en esta situación, es importante contar con un notario que notifique las discrepancias entre configuración y superficie a los propietarios colindantes. Estos tendrán 20 días para hacer alegaciones y oponerse. En caso de que no se opusieran, se puede notificar al Catastro la descripción real.

Valoración de la finca a heredar

Para determinar el valor de la finca rústica hay que poner sobre la mesa diversas variables. Por su puesto, la localización es uno de las más importantes, ya que en función de la zona en la que se encuentre el suelo será más caro o más barato.

Pero quizá la valoración más importante cuando hablamos de heredar una finca rústica es la tasación pericial contradictoria. En algunas Comunidades Autónomas hay que tributar el impuesto de sucesiones, de forma que hay que pagar un precio por los bienes heredados. Este precio lo fija la agencia tributaria de la Comunidad Autónoma en cuestión, a partir de una valoración basada en unos criterios propios. Este valor suele ser el valor catastral multiplicado por un factor de corrección, normalmente este valor puede calcularse con las calculadoras que ofrecen las mismas Comunidades Autónomas.

El problema suele ser que el valor final calculado por la agencia tributaria de la Comunidad Autónoma no se corresponde con el valor de mercado como debería. Esto pasa porque los valores utilizados para hacer el calculo son genéricos, por lo que no tienen en cuenta la situación real de cada finca rústica.

Heredar una finca rústica no debe implicar pagar impuestos de más, por lo que, si esto pasa, se puede recurrir a un técnico para que haga una tasación pericial contradictoria, que baje el valor del inmueble. Al tratarse de terrenos rústicos, habrá que contratar un ingeniero agrónomo, u otro tipo de ingeniero en función del terreno y del tipo de finca rústica.

Cesión de derechos de pago básico

En el caso de las fincas agrícolas, uno de los principales retos a la hora de aceptar una herencia es la gestión de derechos de pago básico.

Como ya sabréis, el pago básico es un régimen de ayuda a la renta para los agricultores que activamente realizan actividades agrícolas. El régimen de pago básico (RPB, se concede anualmente a los agricultores que dispongan de derechos de pago (hectáreas admisibles). Todos los derechos tienen el mismo valor.

Si vais a heredar una finca rústica hay dos requisitos básicos que debéis tener en cuenta para saber si podéis optar a seguir recibiendo el régimen de pago básico:

  • Solo se podrán ceder derechos de pago básico a agricultores considerados activos.
  • Solo se pueden ceder derechos de pago dentro de la misma región.

Sabemos que gestionar herencias no es plato de buen gusto en ninguna circunstancia. Si te encuentras en esta situación y no tienes claro como debes proceder, no te preocupes. Sea cual sea tu situación, en Crops Capital te ayudamos a realizar todos los trámites que necesites.