Índice de precios de los cereales en España

Publicando en

Según los últimos datos disponibles, el índice de precios de los cereales de la FAO registró en octubre un promedio de 166,3 puntos, lo que supone un repunte de 2,2 puntos (un 1,3 %) respecto al valor registrado en septiembre y un aumento interanual de 13,6 puntos (un 8,9 %).

En España, los datos a comienzos de noviembre 2018 indican que los precios de los cereales siguen fuertes, aunque en el caso de la cebada se empieza a moderar sus cotizaciones al alza, y el maíz que disminuyó ligeramente, según la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (ACCOE).

El incremento más significativo se registró en el precio del trigo blando que subió 1,2 euros por tonelada, al pasar de 196,88 euros a 198,15 euros por tonelada., mientras que la cebada aumentaba solo 1 euro por tonelada, cotizando a 190,76 euros. La cebada de malta también subió 1,1 euros situándose de media en 202,17 euros por tonelada. El trigo duro cotizó a 199,33 euros por tonelada, 0,5 euros más.

En el caso de la cebada de malta, destacan sus cotizaciones en Albacete y Cuenca, con 208 euros/t y una subida de un euro respecto a la semana anterior.

El precio de la cebada en Cáceres y Badajoz fue el más caro de todo el país, con 204 euros/tonelada, aunque mantiene sus cotizaciones respecto a la semana previa.

El trigo duro en zaragoza registró el mayor precio (208euros/t).

Barcelona y Girona fueron las provincias en las que el trigo blanco cotizó más caro (215 euros/t), cereales que repitió precios respecto a los siete días anteriores.

El maíz fue el único cereal cuyo precio cayó, en línea con la semana anterior, y la provincia donde estuvo más barato fue en Murcia (173 euros/tonelada).

Entre los principales cereales, las cotizaciones del maíz procedente de los Estados Unidos de América experimentaron el aumento más elevado, gracias a cuantiosas ventas de exportación, al mismo tiempo que, en promedio, los precios del trigo también crecieron como consecuencia de las perspectivas de reducción de la oferta, especialmente a la luz del deterioro de los pronósticos sobre las cosechas en Australia.

La cosecha de cereales bajará un 0,65% en la campaña 2018-2019, según EEUU.

El Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, según sus siglas en inglés) ha situado en 2.597,49 millones de toneladas la producción mundial de cereales para 2018-2019 en su informe mensual, lo que supone un descenso del 0,65% respecto a la campaña anterior.

Por cultivos, en el caso del maíz se prevé una cosecha de 1.098,95 millones de toneladas, con un ascenso del 2,11% en comparación con la campaña 2017-2018.

En cambio, apunta a una bajada anual del 3,87% en la producción mundial de trigo, hasta los 733,51 millones de toneladas.

En arroz, cifra en 490,70 millones las previsiones de cosecha mundial en la campaña 2018-2019, lo que supone una reducción del 0,73% respecto a la campaña anterior.

Los pronósticos sobre la producción y las existencias de cereales se revisaron al alza, pero las perspectivas para 2018/19 todavía apuntan a una oferta mucho más escasa que en 2017/18.

En cuanto a los datos ofrecidos por FAO, el pronóstico más reciente sobre  producción mundial de cereales en 2018 asciende a 2.601 millones de toneladas, casi 10 millones de toneladas por encima del pronóstico del mes anterior, pero todavía 57 millones de toneladas (un 2,1 %) por debajo del récord registrado en 2017. Dato muy similar al facilitado por el USDA (Departamento de Agricultura de EEUU). La variación mensual obedeció principalmente a las revisiones al alza respecto de la producción de trigo en el Canadá y China, que compensaron con creces las revisiones a la baja respecto de Australia y la Unión Europea.

En la actualidad se prevé que la producción mundial final de trigo en 2018 se aproxime a los 728 millones de toneladas, es decir, un 4,3 % menos que en 2017. En el hemisferio norte ya está en marcha la siembra de los cultivos de trigo de invierno de 2019. Se prevé que los precios, por lo general remunerativos, estimulen un aumento de las plantaciones en la Unión Europea, los Estados Unidos de América y la India, mientras que las preocupaciones relacionadas con las condiciones meteorológicas podrían dificultar la siembra en algunas zonas de China y el Pakistán.

Se calcula que la producción mundial de cereales secundarios alcance en 2018 los 1.360 millones de toneladas, cifra un 2,2 % inferior a la de 2017, aunque ligeramente superior a la de octubre, debido principalmente a una mejora de las perspectivas sobre el maíz, así como sobre la cebada, que, sin embargo, se mantiene en el nivel mínimo de los últimos seis años. En los países del hemisferio sur ya está en marcha la siembra de los cultivos de cereales secundarios para 2019. Las previsiones iniciales indican una ampliación de las plantaciones de maíz en América del Sur, impulsada por una fuerte demanda de exportaciones, y en Sudáfrica, debido al aumento de los precios y las prácticas de rotación de cultivos; no obstante, las preocupaciones asociadas a la posibilidad de que se produzca un nuevo episodio de El Niño afectan a las perspectivas.